«

Nov 28

La caja fuerte empotrada y sus ventajas

La caja fuerte ha evolucionado desde su origen, y la caja fuerte empotrada es una de las más utilizadas en las oficinas y hogares por diferentes razones, las cuales se darán a conocer a continuación.

Evolución de la caja fuerte

Las primeras cajas fuertes aparecen antes de la época medieval, siendo unas sencillas cajas de madera reforzadas por bandas metálicas. Posteriormente, en el siglo XVIII se construyeron las primeras cajas fuertes con chapas de acero.

Llegado el siglo XIX, las cajas fuertes comienzan a presentar algunas medidas adicionales, como el caso de la primera caja fuerte ignífuga, la cual se obtuvo de la saturación de hidróxido potásico y alumbre, con un revestimiento de arcilla, cal, grafito y mica.

Después de este logro, las cajas fuertes cada vez presentaban cambios más notorios y valiosos. Por ejemplo, en el año 1835 se patenta la primera caja fuerte de seguridad. Posteriormente, en 1886, Henry Brown patenta la primera caja fuerte de conservación de documentos.

Para el año 1908 se funda la empresa  de cajas fuertes Arcas Gruber, en la cual su fundador realizó notables avances que han llevado al desarrollo de las cajas fuertes de seguridad hasta la actualidad.

Caja fuerte empotrada

La caja fuerte para empotrar, es aquella que requiere que se realice una obra en la parte de la casa u oficina donde será instalada, puede tener una apertura que requiera el uso de llave o con cerraduras mecánicas o electrónicas.

De acuerdo a un cerrajero en Palau Plegamans profesional, este tipo de caja ofrece una protección superior, ya que al ser instalada dentro de la pared, además de poder esconderse con mayor facilidad, presenta una protección superior, ya que la misma está protegida por todos sus lados, quedando al descubierto solamente la puerta.

Ventajas de una caja fuerte empotrada

Cuando el cliente desea una caja fuerte que sea difícil de localizar para los intrusos, el cerrajero contratado va a indicar una serie de opciones, siendo la caja fuerte empotrada una de ellas, y es por las siguientes ventajas:

  • Puede ser camuflada tras el mobiliario: Una vez que la caja fuerte se haya instalado, esta no será visible con facilidad, debido a que no sobresale de la superficie de la pared, por lo que es fácil de ocultar detrás de un cuadro, o un mueble de la habitación.
  • Imposibles de extraer de la pared: Como se mencionó anteriormente, este tipo de caja fuerte es difícil de detectar, sin embargo, en caso de que personas que hayan ingresado violentando el acceso a la casa u oficina, logren detectar la caja fuerte, es bastante difícil que logren desbloquear su cerradura.

Por otra parte, el profesional que se haya encargado de realizar la instalación de la caja fuerte, debe realizar el trabajo ofreciendo una garantía total, que incluya la estabilidad del trabajo, así como la imposibilidad de que alguien pueda extraer dicha caja fuerte, a menos que utilice maquinaria especializada.

  • Caja fuerte ideal para ser instalada en empresas: Las pequeñas empresas no cuentan con las instalaciones adecuadas para proteger ciertos documentos de valor, por lo que pueden solicitar la instalación de una caja fuerte empotrada, la cual puede camuflarse perfectamente con el mobiliario de la oficina, hasta el punto de ser indetectable.
error: Content is protected !!