«

»

May 30

Aprendiendo a detectar el verdadero problema de cierre de tus puertas

Seguramente te ha ocurrido que, la puerta de entrada de tu casa o negocio tiene problemas para abrir o cerrar, y lo atribuyes a un problema de funcionamiento.

El asunto termina de empeorar cuando solicitas a un cerrajero que cambie el herraje, y quizás por un tiempo funciona bien, pero luego te percatas de que la avería ha regresado y parece no querer irse.

Cuando te sucedan este tipo de desavenencias, es muy importante que sepas a qué clase de profesional acudes en el caso de que tu cerradura tenga problemas.

Y decimos esto pues, cuando se presentan dificultades en girar una llave o para cerrar puertas, son inconvenientes que no tienen vinculación con daños en la cerradura en sí, no siendo necesario sustituirla.

Por problemas como estos, es menester que conozcas aquello que hace que tu puerta no cierre, para corroborar aquello que diagnostique un cerrajero.

Las llaves

Digamos que es el elemento más obvio en el que podemos detectar un mal funcionamiento, sobre todo cuando sacamos unas copias nuevas de llaves, o cuando su uso se ha prolongado por mucho tiempo.

La avería de las llaves se detecta cuando éstas no son capaces de accionar los pines del cilindro, o cuando una llave se rompe dentro del mismo cilindro.

Es importante que la llave reproducida esté libre de esquirlas, o se encuentre correctamente limada para evitar problemas durante la apertura de la puerta.

La reproducción de llaves debe hacerse a partir de originales y no de copias, ya que las llaves duplicadas van variando de forma diferencial, hasta que dejan de funcionar correctamente.

Esta es la razón por la que es preferible sacar varios duplicados de llaves, y no reproducciones individuales. Por supuesto, si las llaves están dobladas, o tienen fisuras, deben descartarse de inmediato, pues se puede propiciar la ruptura de las llaves.

Marco del pestillo

El marco del pestillo son las placas donde encajan el resbalón y uno o varios pestillos, dependiendo del tipo de cerradura.

Los problemas más comunes que pueden generar fallas en esta placa son su incorrecta instalación, y cerrar la puerta de forma violenta, lo que deriva en que dicha puerta no cierre como debería.

Para evitar esta serie de inconvenientes, estas placas deben instalarse con pernos lo suficientemente largos para que el marco del pestillo quede bien anclado en el umbral de la puerta.

Bisagras

Las bisagras también generan un mal cierre de puertas, e incluso representan un imán para los maleantes, por lo que aprovechan este aval para internarse en las casas.

Los problemas con las bisagras son similares a los del marco de los pestillos, con la diferencia que si no se arregla este entuerto, la puerta corre el riesgo de desplomarse, por lo que es imprescindible actuar con tiempo.

Por tanto, contacta un cerrajero que examine de forma acuciosa los problemas de apertura y cierre de puertas, y dejes que el veredicto final sea el cambio de cerradura, lo que puede resultar costoso e innecesario.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>